TP – Realismo mágico en “Del amor y otros demonios”

          El realismo mágico es un género literario, cuyo nombre está compuesto por dos palabras que parecen contradecirse. El realismo abarca la apropiación de la realidad por parte de la literatura, un mundo con límites, que se encarga de tomar aquello que es material, dejando en evidencia un espejo de la realidad. Por su parte, lo mágico es lo que se opone a la realidad, trascendiendo los límites. De esta forma, se puede definir al realismo mágico como el género en cuyos textos la realidad histórica y el mundo de los sueños conviven armónicamente, sin perturbar a nadie y con normalidad, poetizando al mundo. Este género, surgido en Latinoamérica en el siglo XX, permitió trascender la realidad opresiva de la época, por lo que se puede considerar que tiene un componente utópico. Esto se debe a que surgió como un escape a la realidad, yéndose al mundo de los sueños, donde aparece la magia mostrando la posibilidad de otra realidad sin los límites opresivos de la época, lo que permite ilusionarse. 

 

          Gabriel García Márquez cultivó el realismo mágico en sus textos, entre estos en el reconocido libro “Del amor y otros demonios”. En este, se presentan las diversas  características y técnicas narrativas que permiten definir a este género. A lo largo del texto, diferentes situaciones permiten a los lectores reconocer diferentes aspectos del realismo mágico. La naturaleza, como característica, y la ruptura de la causalidad tradicional, como técnica narrativa, se ven particularmente representados en una parte específica de esta obra, permitiendo aquí reconocer al realismo mágico en su máxima expresión. En el segundo capítulo del texto, se introduce la vida del marqués, desde que este era joven hasta el nacimiento de su hija. En este tiempo, los lectores permiten conocer al marqués, y a todos sus amores. Él estaba enamorado de Dulce Olivia, una mujer loca proveniente del manicomio. El padre del marqués no aprobaba la elección de su hijo, y al saber que este pediría la mano de Olivia, optó por desterrarlo. Aquí es cuando el realismo mágico se hace presente, dejando en evidencia cómo la naturaleza trasciende los límites, y como la causalidad tradicional se rompe. Márquez expresa:

 

Al primer año de destierro lo despertó un fragor como de los ríos crecidos, y era que los animales de la haciendo estaban abandonando sus dormideros a campo traviesa y en silencio absoluto bajo la luna llena. Derribaba sin ruido cuando les impidiera el paso en línea recta a través de dehesas y cañaverales, torrenteras y pantanos. Delante iban los hatos de ganado mayor y las caballerías de carga y paso, y detrás los cerdos, las ovejas, las aves de corral, en una fila siniestra que desapareció en la noche. Hasta las aves de vuelo largo, incluidas las palomas, se fueron caminando.

 

           Gabriel García Márquez permite explorar el realismo mágico mediante esta cita, ya que la misma presenta una situación en la que se trascienden los límites de la realidad. Toda clase de animales caminaban en línea recta bajo la luna, hasta las aves a las que se las conoce por volar también caminaban en esta fila. Esto muestra lo indomable de la naturaleza, que opera como una fuerza misteriosa y omnipresente, que no tiene explicación alguna. El realismo mágico no solo es visto mediante esta característica sino que también puede apreciarse la ruptura de la causalidad tradicional, en donde lo esperable y cotidiano se vuelve inesperado/extraño, y viceversa. Mediante esta cita, se puede reconocer como lo inesperado y extraño se toma como la normalidad, justificando y verificando, una vez más, como la realidad histórica y el mundo de los sueños conviven armónicamente, con total normalidad en este género. El marqués, no se sorprende ni muestra “shock” alguno al ver a los animales caminando en línea completamente recta, sino que actúa con total normalidad. Esto permite, mediante esta cita, completamente identificar a este texto, “Del amor y otros demonios”, como una obra completamente propia del realismo mágico.

Un comentario sobre “TP – Realismo mágico en “Del amor y otros demonios””

  1. Abril: te felicito por un excelente trabajo.
    Solamente te dejo un comentario… algo para revisar antes del trimestral.
    La naturaleza latinoamericana es exuberante e indómita. Estas características favorecen el surgimiento de un género que presenta la magia como una realidad cotidiana ya que permite mostrarla como una “fuerza misteriosa”. La realidad de la naturaleza latinoamericana permite introducir la magia en el relato.

    Es un comentario que explicita tu análisis y me parece interesante revisar antes del trimestral. Pero no desmerece el gran trabajo realizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *